Delimitar el estudio

  1. Delimitar la población objetivo
  2. Delimitar la población de informadores
  3. Delimitar el clase de evaluadores
  4. Si la población es muy grande

In English   In Finnish   Indice

Si usted desea estudiar más de un acontecimiento u objeto - es decir usted no hace un estudio de caso - una de las primeras cosas a decidir es: ¿Cuáles son los límites de la población objetivo en que el investigador está interesado y dentro de los cuales sus resultados se mantendrán válidos? Usted debe definir estos límites desde posible y ciertamente antes de recoger cualquier cantidad importante de material empírico. Si no, usted correrá el riesgo de reunir los datos innecesarios e incluso engañosos en vez los correctos. Se tiene que admitir que especialmente en los estudios exploratorios donde usted sabe inicialmente muy poco sobre el objeto sucede a menudo que usted no puede dejar de revisar la delimitación después de que se hayan recogido algunos datos.

Al lado de la clase de objetos de un estudio, un investigador a menudo tiene que tratar algunas otras poblaciones, cuya delimitación puede ser necesaria. Éstos pueden incluir:

Delimitar la población objetivo

Cuando el estudio concierne a varios objetos o acontecimientos empíricos, éstos pertenecen generalmente a una clase ya existente. Los objetos físicos pueden ser o personas, animales u objetos sin vida. Los acontecimientos son cambios o movimientos temporales de objetos físicos, tales como 'paseos del coche', 'colisiones' o 'llamadas telefónicas'. Normalmente la primera y más importante delimitación se basa en la sustancia de los objetos o casos.

DelimitacionesDelimitaciones según la sustancia conducen a menudo a poblaciones muy grandes, quizás infinitas, que son difíciles de enumerar y de manejar en la investigación. 'Coches', por ejemplo, sin delimitación adicional, es igual a todos los coches en el universo. El remedio es aplicar una o dos delimitaciones adicionales, quizás geográficas y/o temporales como en el diagrama a la derecha.

Los métodos disponibles para delimitar a la población son un poco diferentes dependiendo si su estudio es

Delimitar a la población del estudio descriptivo. Es siempre recomendable utilizar, para las delimitaciones, las clasificaciones bien conocidas y establecidas, o definirlas por lo menos en términos objetivos de modo que no sea el investigador que tiene que considerar si un caso dado pertenece a la población o no. De otro modo, cuándo escoger un caso los prejuicios del investigador (que pueden ser erróneos) influye demasiado los resultados de la investigación. El investigador puede, sin notarla, seleccionar sobre todo tales casos que corroboren sus preconcepciones o hipótesis.

La dificultad es que en el uso común de la lengua pocas clases de objetos o acontecimientos se definen claramente, o hay varias definiciones alternativas que se utilizan en diversos contextos.

Miremos un ejemplo. En su estudio sobre la posición de los artistas fotógrafos en Finlandia en el cambio de la década de los 80 a la de los 90, Sari Karttunen trabajó con éxito con la definición de un artista y la cuestión de cómo el conjunto de artistas debía ser delimitado. Los artistas fotógrafos en Finlandia  eran menos de 200 en ese momento, lo que hacía posible para la  investigadora incluirlos a todos en su estudio. El problema era que de este conjunto no ha sido hecha una relación en ninguna parte.
Karttunen (p.45) pensó en varios criterios distintos con los que la gente había sido clasificada como artistas en estudios precedentes. De acuerdo con los estudios, un artista es una persona

Todas las alternativas arriba mencionadas fueron consideradas por Karttunen en su estudio. Acabó eligiendo el método mencionado en último lugar. Fue llevado a cabo formando un "jurado" de 14 personas que tenían autoridad en organizaciones relacionadas con el arte. A estas 14 personas se les pidió que sugiriesen candidatos para el grupo que iba a ser investigado. Los artistas que fueron mencionados por la mayor parte de los miembros del jurado constituyeron el "grupo nuclear" y aquellos mencionados con menos frecuencia se convirtieron en el "grupo marginal". Estos fueron tratados como grupos separados en el estudio.

El problema con un jurado es que los renovadores del arte que serán muy apreciados por las generaciones venideras no están necesariamente situados en una posición elevada en su propio tiempo. Otro problema concierne a la formación del jurado: también aquí precisamos el mismo tipo de criterios necesarios para la definición de los artistas.

En todo caso, todos los métodos listados por Karttunen cumplen el requerimiento de ser razonablemente objetivos, es decir, independientes del juicio del investigador. Este tipo de objetividad contribuye a la credibilidad de los resultados.

Delimitar a la población del estudio normativo. El estudio normativo apunta a mejorar algo, y normalmente este objetivo ya define que es la clase de objetos en el estudio. Quizás sea un caso problemático aislado o un grupo de casos, cuáles mismos casos entonces más adelante recibirán las mejoras.

Una blanco alternativa podría ser que las mejoras se dirigirán, no a los objetos ahora existentes, sino a objetos futuros que pertenecen a la misma clase. En la práctica, estos objetos futuros son a menudo productos nuevos de la compañía que financia el estudio. En este caso, usted escogería normalmente como los objetos del estudio unos productos existentes que se asemejan a las ideas que la compañía tiene en la mente para el producto nuevo. Ellos quizás sean productos ahora existentes de la compañía u otros productos en el mercado.

En propósito normativo es usual estudiar casos meritorios, los cuales entonces pueden servir como ejemplares para productos posteriores, pero es también posible estudiar casos "patológicos" o educativos, es decir, casos interesantes desde el punto de vista de la aplicación de los resultados. Se esperan para iluminar errores anteriores que se pueden evitar en trabajo más último. Usted podría, por ejemplo, estudiar los productos existentes que sufren de un cierto defecto. Podríamos por ejemplo restringir nuestro estudio a compañías que fueron las primeras en el buen hacer, pero que más tarde hicieron una jugada con malas consecuencias.

Delimitar la población de informadores

El investigador puede recoger a veces todos los hechos necesarios directamente de empiria y de la literatura, pero resulta a menudo que algunos hechos pueden ser obtenidos solamente preguntando a la gente que tiene conocimiento de primera mano sobre la materia. No es siempre manifiesto cómo esta clase de informadores debe ser definida y donde se puede encontrar esta gente.

Al contemplar cuales personas quizás sirvan a informantes confiables que puede ser provechoso pensar de fuentes posibles de la información falsa. Entre éstos, los dos siguientes son comunes:

  1. Informantes que realmente no saben los hechos sobre el asunto.
  2. Informantes cuales no quieren o no se atreven hablar la verdad.

La última circunstancia es común en países bajo dictadura y puede ser encontrado a otra parte, también. Puede ser difícil discernir en un examen, porque un informante poco dispuesto puede también tener aversión dar sus argumentos para la negación.

El caso no. 1, la ignorancia del respondedor de hechos, es un fastidio común para un investigador que quiere de reunir hechos, no rumores o fantasías sobre cosas en las cuales la persona no tiene ninguna experiencia. Considere las preguntas y respuestas siguientes que se podrían presentar en un examen:

Los ejemplos arriba demuestran que no vale la pena en poner preguntas a la gente si usted primero no comprueba que saben algo sobre la materia. Para escoger a informantes que tienen y pueden dar información verdadera y pertinente del asunto, mientras que descartar los informadores menos confiables y sus especulaciones falsas, usted puede considerar, entre otras, las estrategias siguientes:

Observe finalmente que cuando usted elimina informadores "no fiables" e información que usted considera erróneo o no pertinente, usted siempre debe tener presente la posibilidad que los datos anómalos que no armonizan con sus expectativas son quizás no defectuosos en todos, y en hecho es su hipótesis o sus expectativas que son culpables. Este riesgo es particularmente grave en la investigación descriptiva que no incluye ninguna evaluación práctica final de sus propuestas.

Como contraste, una selección menos fidedigno de información y informadores puede ser aceptable en las etapas tempranas de un proyecto normativo de investigación y del desarrollo, a condición de que usted puede, en su tiempo, someter las propuestas finales a una valoración más rigurosa por muestras nuevas y probablemente más representantes de las poblaciones en cuestión.

Delimitar la clase de evaluadores

En el estudio normativo hay siempre un riesgo de la subjetividad, en otras palabras que las evaluaciones personales del investigador reciban en el estudio más peso que las opiniones de otra gente. Para evitar subjetividad excesiva, el investigador debe deliberadamente reconocer sus preferencias personales sobre el objeto del estudio, tener presente que otros pueden tener otras opiniones en la cuestión, y definir explícitamente a la gente, fuera del equipo de investigadores, cuyas evaluaciones dirigirán el estudio normativo.

Menos problemático es la selección de evaluadores si el desarrollo concierne a solamente uno grupo de gente conocido. Tal es el caso a menudo en la investigación-acción donde el mismo grupo de gente que está realizando la actividad problemática puede también evaluar las propuestas.

Más común es que hay varias clases distintas de la gente cuyas opiniones en el desarrollo futuro se deben oír. Tales grupos se enumeran en la página Análisis normativo sobre el título Punto de vista. Grupos de interés típicas son los clientes o los usuarios previstos de un producto que se desarrollará, o esa gente que ahora sufren de los problemas que se podrían aliviar con la ayuda de investigación y desarrollo.

Otra clase es esa gente cuya ayuda será necesitada en la fase del desarrollo. En el desarrollo de producto, éstos incluyen a gente en las divisiones de la fabricación y de la comercialización de la compañía. Las personas adecuadas al equipo de la investigación son nombradas normalmente por los directores de la empresa.

Al lado de los partidos antedichos que participan voluntariamente en el proyecto del desarrollo puede haber gente que tiene que compartir inadvertidamente algunos efectos secundarios del proyecto, por ejemplo la contaminación de un producto nuevo o de su fabricación. Será raramente posible enumerar a estos grupos de interés en un proyecto del desarrollo o tener contacto directo con ellos. En lugar, usted quizás considere el invitar de representantes de asociaciones de consumidores o ambientales para tomar parte en la evaluación.

Si la población es muy grande

Una vez que hemos delimitado la población-objetivo de individuos, ejemplares o casos en que estamos interesados, sigue quedando otra cuestión: debemos estudiar la población-objetivo completa o seleccionaremos sólo una parte de ella.

In English   In Finnish   Indice

3.ago.2007. Enviar los comentarios al autor:

Versión en español: con aumentos por Pentti Routio
Ubicación original: http://www2.uiah.fi/projects/metodi/